INSURTECH, todos al paro.


La semana pasada tuve la suerte de asistir al evento Insurance World Challenges y en el post de hoy voy a tratar de haceros un resumen de lo allí visto, escuchado y aprendido.

La jornada comenzó con una mesa redonda de expertos titulada “Blockchain, la revolución inteligente de internet”. No vamos a explicar ahora que es blockchain (lo dejamos para otro post), pero para el que aun no lo sepa, ya puede ir espabilando. Esta tecnología abaratará los costes de tramitación un 12% de media y potenciará la comercialización de seguros paramétricos. AXA ya comercializa un producto con esta tecnología llamado Fizzy, por si alguno piensa que esto aún tardará en verse en la calle…

No se resolverán todos los problemas con blokchain pero será capaz de poner a diferentes sectores en una misma línea de trabajo creando proyectos transversales capaces de mejorar la experiencia de usuario notablemente. Además se suprimirán figuras intermediarias para la comercialización de muchos productos abaratando los costes del mismo para beneficio del cliente.

En esta mesa redonda se dieron cifras brutales, tales como que 60% de las cías aseguradoras han comenzado procesos de transformación digital o que la inteligencia artificial generará mas de 1,2 millones de despidos, pero generará 2,3 millones de NUEVOS empleos.

Una vez acabada la charla hubo un panel de presentaciones de Start UP con base insurtech, proyectos geniales que son y serán base fundamental de las compañías de seguros, formando parte de su ecosistema en vías de su transformación digital. Empresas con proyectos muy serios, con características y conceptos, que más nos vale nos vayan sonando: Asistentes personales de ventas digitales, Smart contracts, vídeo peritaciones, vídeo consultas con I.A, seguros paramétricos, analítica de RRSS para captación de clientes, big data… nuevos players en la mediación que han venido para quedarse y hacerse con un sitio estratégico en el sector seguros.

Bien, pues después de ver y oír todo esto, señor agente de seguros le pregunto…

¿Cómo se le queda el cuerpo? , ¿entramos en un mundo desmediado con la entrada de inteligencia artificial, blockchain…etc? 

Un ponente me hizo estas preguntas, mi respuesta: “increíble, estoy alucinado con la cantidad de oportunidades que se nos presentan, nuevos modelos de negocio que asegurar, nuevos perfiles de clientes a los que asesorar, habrá que crear soluciones aseguradoras jamás vistas. La introducción de nuevas tecnologías harán de los mediadores, profesionales mucho mas cualificados, se notará una mejora en el servicio, en la oferta y el cliente será el principal beneficiado de todo esto.”

Entonces, ¿todos al paro?.

Te respondo, NO, las nuevas tecnologías sustituirán a 50 mediadores mediocres pero a ninguno extraordinario.

¿En qué lado estarás tú?

Si tienes cualquier duda me puedes contactar en santi.indea@agencia.axa.es o suscribirte a la newsletter:

 Email


Lo que haces no es transformación digital


Transformación, palabra que vengo a oír/leer al menos una vez al día durante los últimos meses. Empresas de todos los sectores, pymes e incluso pequeños comercios o start ups trabajan en procesos de transformación digital.

Pero ¿Qué es transformación digital?

Para empezar, deja que te diga que no es poner una web, un perfil en redes e intentar vender online.

Antes de comenzar a trabajar con mi padre en la agencia, le acompañaba a visitar a sus clientes y recuerdo que sus reuniones eran en una cafetería que hacía de bussines center, la servilleta era la solicitud de seguro y un apretón de manos el smart contract. Ahora no entendemos nuestro día a día, sin internet, sin el uso de nuevas tecnologías y dentro de no mucho no la entenderemos sin blockchain (de la que hablare en próximos post…). 

Todos en mayor o menor medida y sin darnos cuenta hemos transformado nuestros hábitos, nuestra forma de comunicarnos, de leer, de ver la tele, de comprar, de vender, de viajar, de encontrar pareja… en definitiva de vivir.  Esto es transformación, así de sencillo, es adaptarnos, es cambiar hábitos, es mejorar nuestro modo de vida. Bien, ahora aplícalo a tu negocio.

La transformación digital viene a mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros negocios. No te va a reemplazar por una máquina, por lo menos de momento, ni va a hacerte desaparecer como profesional, pero sí que te obligará a hacer las cosas de distinto modo.

Concéntrate y pon todo tu interés en adaptarte, en transformarte tú para transformar tu negocio. Equivócate, pierde el miedo, rompe barreras que tú mismo te has impuesto, no existen limitaciones. Abre un blog, comunica de forma diferente, busca contenidos de calidad que compartir, cuida tu perfil en redes sociales profesionales, únete a grupos de interés profesional en plataformas como linkedin o twitter, introdúcete en foros, congresos, charlas, sigue a los mejores. Forma de parte de los proyectos de digitalización de tu negocio, esta es una de las claves.

La aplicación de nuevas tecnologías en tu negocio no entiende de edades, ni lugares, ya que precisamente una de sus ventajas es que cualquiera, desde cualquier sitio, puede disfrutarlas y aprovecharse de sus ventajas.

En próximos post os explicaremos cómo hemos incorporando a base de prueba y error herramientas que nos han ayudado a mejorar nuestros ratios de venta, retención y multiequipamiento. Es importante decir que nuestro volumen de ventas principalmente sigue siendo por los canales tradicionales y que aún les queda recorrido… o quizá no, yo por si acaso me voy preparando.

Piensa ahora como quieres ver tu negocio a largo plazo, es decir dentro de 3 años.

No todo es mas difícil ahora, sino diferente.

Puedes leer todos los post pinchando AQUÍ

Suscríbete si te a gustado:

Email


Foto

Todo es cuestión de suerte.


Suerte: Encadenamiento de los sucesos , considerado como fortuito o casual.

Mis hermanas, las 4 que tengo y todas mayores que yo, siempre me dicen que tengo mucha suerte. Compañeros de la oficina me dicen lo mismo, hasta mi querida novia, a la que aprovecho para saludar también me lo dice. Al final me lo terminaré creyendo, o no.

Este año hemos tenido mucha suerte, cerramos el año creciendo dos dígitos, habiendo conseguido cerrar una de las operaciones más importantes de toda mi carrera profesional. Además, hemos llegado a cotas de productividad y ventas de productos estratégicas muy altas (para lo que estábamos acostumbrados), hemos encontrado el punto exacto de eficiencia comercial en base a protocolos de trabajo muy definidos. En resumen, hemos hecho probablemente el mejor año en mis mas de 10 liderando la agencia, y todo esto gracias a que hemos tenido mucha “suerte”.

Analicemos un poco la evolución de todo esto:

Suerte de haber estado durante 5 años llamando a la puerta de mi cliente para convencerle de que nuestro producto era el mejor, sin perder la esperanza. Cada año su “Este año no cambiamos de compañía de seguros, lo vemos el año que viene” yo lo veía como un “estoy mas cerca de conseguirlo que el año anterior”.

Suerte de haber encontrado un sistema de trabajo productivo, donde ponemos foco a la rentabilidad de cada acción que desarrollamos, donde analizamos y detallamos las tareas y las ejecutamos buscando ser lo más productivos posibles.

Sistema que sigue en constante mejora, sistema que comencé a elaborar hace 4 años. Sistema que llamamos “la cartulina”, para explicar este sistema dedicaremos un post exclusivo. Solo he necesitado 4 años de errores para encontrar un modelo adecuado a mi negocio, suerte sin duda. Modelo que ira cambiando para adaptarnos a las necesidades del mercado. A esa adaptación también la llamaremos suerte…

Suerte de haber mantenido la constancia en mis tareas comerciales, de oferta, de seguimiento y estrategia. Suerte de haber mantenido el tipo cuando estuvimos mas de 5 años seguidos decreciendo, perdiendo negocio pero ganando en conocimientos, autoestima y confianza.

Suerte amigos, la vais a necesitar, yo solo la encuentro trabajando cada día, siendo constante, metódico, feliz.

 

Te digo una cosa, llegaré al post 100 y seguramente sea cuestión de suerte.

Puedes leer todos los post pinchando AQUÍ

Suscríbete si te a gustado:

Email


Relación entre emprender y el deporte


Un emprendedor y un deportista tienen muchas cosas en común. Ambos se fijan metas, tienen afán de superación, se esfuerzan por conseguir sus objetivos y sobre todo ambos no se conforman con competir sino que buscan acabar lo mejor posible, que no necesariamente implica ganar.

En mi caso el deporte ha significado y significa mi aliado, mi socio y una de mis armas secretas para alcanzar mis objetivos empresariales y personales. Boxeo, correr, padel y bici de montaña son los que actualmente practico y supongo que en menos de un año ampliaremos la lista.

Todos sabemos la importancia del deporte como aliado de nuestra Salud, nada nuevo, pero sí hay beneficios que se consiguen haciendo deporte que en pocos sitios he leído y son para mí fundamentales a la hora de desarrollar habilidades profesionales.

  1. Ponte las zapatillas.Ponte las zapatillas, ponte las zapatillas… Algo evidente pero es lo que más cuesta, arrancar. Superado este paso, lo demás viene solo.
  1. Metodología: la constancia y la planificación son claves en el buen desarrollo de cualquier actividad comercial y esta se hace presente en cualquier forma de entrenamiento. Agenda tus entrenos, marca horarios y ponte objetivos alcanzables.
  1. Diviértete: elige la actividad que más te guste, ya sea en grupo o individual. Las individuales para los que estamos más liados suele ser más fácil de hacer y planificar. Disfruta entrenado y sobre todo disfruta cuando hayas acabado, esa sensación del trabajo bien hecho es comparable a la de cerrar una buena venta.
  1. Inegociable: el entreno debe ser parte de tu agenda de tareas diarias, y debes darle la misma importancia que al resto de tareas.
  1. Recompensa diaria: lo que más me mola de entrenar es que el cuerpo es súper agradecido y según sales de la ducha tu sensación de bienestar es total. Después de entrenar suelo aprovechar para trabajar en estrategia de negocio, mi inspiración creativa suele ser muy alta, mi mente se encuentra descansada y cargada de energía.
  1. No es una obligación sino un derecho. Créetelo, tienes tiempo para hacerlo, solo debes analizar tu agenda y ver cuáles son los mejores momentos para practícalo, empieza por dos o tres días a la semana con entrenamientos de entre 30/45 minutos.

Si te he convencido para intentarlo, misión cumplida, sino, al menos lo habremos intentado, pero como en todo lo que hago, seguiré insistiendo en próximos post hasta que te convenza…

Puedes leer todos los post pinchando AQUÍ

Suscríbete si te a gustado:

Email


unsplash-logoWilliam Hook

10 años emprendiendo y aprendiendo


Tenía 21 años, mucho más pelo, pero sobre todo ganas, muchas ganar de trabajar, casi tantas como 15 años después tengo a día de hoy.

Todo comienza cuando decido irme al extranjero a aprender inglés, Nueva York fue la ciudad elegida y limpiar baños y servir agua y pan en un restaurante Italiano en Queens, el trabajo remunerado que me permitió pagarme los estudios. Pero esta historia debería tener su propio post que os contaré más adelante.

A mi vuelta a España comencé a trabajar en una correduría de seguros de comercial, me saque el título de mediador y comencé a trabajar en la agencia de mi padre.

Mis ganas de trabajar y la pasión por mi trabajo me ayudaron a no conformarme con lo que tenía. Y de ese inconformismo nacieron las ganas de transformar un negocio en un sector tan tradicional como los seguros.

A base de prueba y error, de “molestar” a los equipos directivos, de proponer, de creer, pero sobre todo de mucha hambre, se consiguió aumentar el volumen de negocio.

De 300 clientes pasamos a 600 en tres años, triplicamos la facturación, doblamos la plantilla, aumentamos el número de puntos de venta… y conseguimos salir vivos y más fuertes de la crisis, hasta llegar a día de hoy a volúmenes de negocio que mas adelante os iré desvelando, pero como aperitivo os puedo decir que la metodología, la especialización y la constancia son los tres ingredientes fundamentales.

Pero en estos 10 años también hubo muchos errores de gestión, planificación y estrategia, e incluso llegué a saltarme las tres reglas de oro: NO emprendas en sectores que no conoces, NO conviertas a un amigo en tu socio, NO gastes más de lo que ingreses, pero para explicar esto necesito mas de un capitulo. Con seguridad si ponemos en una balanza los errores y los aciertos, la de los errores pesa un poco más, pero las ganas de levantarme y volver a intentarlo hacen que al final  la cuenta salga positiva.

De estos aciertos y errores iré hablando en los próximos post. Metodología, planificación, seguimiento de negocio, comunicación digital, estrategia… palabras claves en el desarrollo y transformación para mi negocio y para el de cualquiera.

Suscríbete si te a gustado:

Email