Relación entre emprender y el deporte


Un emprendedor y un deportista tienen muchas cosas en común. Ambos se fijan metas, tienen afán de superación, se esfuerzan por conseguir sus objetivos y sobre todo ambos no se conforman con competir sino que buscan acabar lo mejor posible, que no necesariamente implica ganar.

En mi caso el deporte ha significado y significa mi aliado, mi socio y una de mis armas secretas para alcanzar mis objetivos empresariales y personales. Boxeo, correr, padel y bici de montaña son los que actualmente practico y supongo que en menos de un año ampliaremos la lista.

Todos sabemos la importancia del deporte como aliado de nuestra Salud, nada nuevo, pero sí hay beneficios que se consiguen haciendo deporte que en pocos sitios he leído y son para mí fundamentales a la hora de desarrollar habilidades profesionales.

  1. Ponte las zapatillas.Ponte las zapatillas, ponte las zapatillas… Algo evidente pero es lo que más cuesta, arrancar. Superado este paso, lo demás viene solo.
  1. Metodología: la constancia y la planificación son claves en el buen desarrollo de cualquier actividad comercial y esta se hace presente en cualquier forma de entrenamiento. Agenda tus entrenos, marca horarios y ponte objetivos alcanzables.
  1. Diviértete: elige la actividad que más te guste, ya sea en grupo o individual. Las individuales para los que estamos más liados suele ser más fácil de hacer y planificar. Disfruta entrenado y sobre todo disfruta cuando hayas acabado, esa sensación del trabajo bien hecho es comparable a la de cerrar una buena venta.
  1. Inegociable: el entreno debe ser parte de tu agenda de tareas diarias, y debes darle la misma importancia que al resto de tareas.
  1. Recompensa diaria: lo que más me mola de entrenar es que el cuerpo es súper agradecido y según sales de la ducha tu sensación de bienestar es total. Después de entrenar suelo aprovechar para trabajar en estrategia de negocio, mi inspiración creativa suele ser muy alta, mi mente se encuentra descansada y cargada de energía.
  1. No es una obligación sino un derecho. Créetelo, tienes tiempo para hacerlo, solo debes analizar tu agenda y ver cuáles son los mejores momentos para practícalo, empieza por dos o tres días a la semana con entrenamientos de entre 30/45 minutos.

Si te he convencido para intentarlo, misión cumplida, sino, al menos lo habremos intentado, pero como en todo lo que hago, seguiré insistiendo en próximos post hasta que te convenza…

Puedes leer todos los post pinchando AQUÍ

Suscríbete si te a gustado:

Email


unsplash-logoWilliam Hook